Archivo de la categoría: COSAS DEL PARO

¡FICHADO!

Igual que un preso con la condicional, esta semana tuve que pasar por el INEM para fichar como un parado bueno y sumiso. Y aparte de que fue algo rápido e indoloro (cosa que me sorprendió porque cuando vas a hacer algo burocrático todo es lento y doloroso) me pareció  de lo más anacrónico, innecesario y humillante. Me explico. Quizá hace unos años, el pasar por el ritual de ir a fichar cada tres mesecillos era una forma de intentar “luchar” contra esos listillos que mientras cobraban el paro, curraban de tapadillo. Pero hoy en día, cuando puedes sellar el paro desde internet o desde cualquier teléfono, estés currando en B, estés en un jacuzzi, o estés tirándote a la bartola, ¿qué sentido tiene ir a que te pongan el sellito? No, en serio, ¿qué sentido tiene? ¿Confirmarme que sigo sin trabajo? Confirmado. ¿Recordarme que no encuentro curro? Recordado. En fin, aquí os paso las dos mejores maneras de no tener que ir a verle el careto a esos señores tan amables del INEM.

 

Para renovar la demanda de empleo por teléfono:

Llama ese mismo día al 012 ó si eres de Madrid y estás fuera, al 915804260

 

Para hacerlo a través de la web:

Entra en www.madrid.org

Temas / Empleo

Portal de Empleo

Oficina electrónica

Acceso a mi portal (hay que estar registrado)

Servicio de la Demanda de empleo

Acceso a los servicios de demanda de empleo

Y por fin, dentro del catálogo de servicios al ciudadano: Renovación de demanda

 

 

Anuncios
Etiquetado , , ,

PAPÁ, ¿POR QUÉ TE QUEDAS EN CASA POR LAS MAÑANAS?

No se lo pude decir. Que estoy en el paro, quiero decir. Era algo superior a mí. Sin embargo el tiempo pasa. Ya son 3 meses. Y el chaval (que es más listo que un directivo de Bankia) se fija en todo y claro, piensa, mi padre siempre se ha ido a trabajar antes que ninguno y llegaba por la noche (los días que lo vía). Y ahora… siempre en casa. ¿Po qué? ¿Po qué?

Y yo no tengo respuesta. Bueno, sí que la tengo, pero es una respuesta que me arranca las tripas y me las cuelga en la puerta para que no deje de verlas. “Estoy en el paro, hijo”. “Me echaron del trabajo, campeón”. “Soy desastre, chavalote”. Sí, sí, ya lo sé. No soy un desastre. Pero cuando uno habla con su hijo se da cuenta que éste lo tiene a uno idealizado. Su padre es el más fuerte, el más alto y el que más inglés del mundo sabe. Decirle que no tengo curro es como defraudarle. Como reconocer que no soy perfecto a sus ojos.

Sin embargo la excusas de que estoy de vacaciones y de que ahora tengo más días libres ya no cuela. Así que tendré que contarle la verdad. En el fondo se merece que se lo cuente. Me jode sobre manera que esta mierda de época que nos toca vivir me haga no ser sincero con el ratón.

La próxima vez que me pregunte se lo intentaré decir de la manera (menos humillante para mí) que pueda. Estoy releyendo esto último y me da rabia pensar así pero no puedo evitarlo. Hoy me he levantado con la alegría al  ralentí.

 

Etiquetado

QUÉ FÁCIL ES CAER EN LA TENTACIÓN

Puedes hacerlo el tiempo que quieras. No deja huellas. Y para colmo, es gratis. La mayor tentación del parado es, no hacer nada de nada, y es muy difícil no caer en ella. No estamos hablando del pobre parado que lleva dos años al sol y ve cómo se le agota el subsidio. No. Estamos hablando del parado primerizo (con su “L” de parado a la espalda). De ese parado que no tiene la urgencia de las facturas persiguiéndole por los pasillos y al que todo el mundo le dice que disfrute unos días, que se lo ha ganado.

Sobre todo, es fácil caer en la tentación porque no tienes más obligación que la que tú mismo te impongas. Y porque, digámoslo todo, hay tantas cosas que hacer (la casa, papeles, hacienda, bancos…) que cuando lo tienes todo semicontrolado piensas, ¿y ahora me voy a poner yo a hacer otra cosa que no sea no hacer nada? Sí, ya, claro. Ya sea tumbado a la bartola, leyendo un libro, desengrasando los mandos de la consola o viendo la caja tonta… la tentación tiene tantas variantes como imaginación tengamos nosotros. Y es tan seductora.

Mientras escribo esto pienso que a lo mejor la culpa es de la conciencia. Los jodidos remordimientos no nos dejan en paz! Qué palabra más guapa para un monstruo de pesadilla de Lovecraft ¡¡Cuidado que llegan los remordimientos!! Si te agarran, te muerden en el alma y remuerden y remuerden hasta que no dejas de gritar… Como decía, quizá todo esta movida que se me ha venido encima esta mañana sea por esa sensación de que si no estoy haciendo algo es que estoy malgastando el tiempo. Y ojo, rascarse la espalda durante un rato sin ninguna otra pretensión tampoco está mal. Lo que yo digo es que hay que intentar que esos momentos duren lo menos posible. Hay que ser fuerte y ponerse a currar. Cuando digo currar digo ponerse a buscar trabajo, leer el periódico, repasar internet de arriba abajo, ojear los mail… vamos, ponerse las pilas.

Vamos gente, caer en la tentación no es malo. Lo malo es no levantarse.

Etiquetado , ,

¿ESTÁS EN PARO? ENTONCES TIENES MUCHO TIEMPO LIBRE

Una de las grandes cadenas que tiene que arrastrar el parado afortunado que aún cobra su desempleo, es la de tener un montón de tiempo libre. Apretado por la tenaza de ese estigma, he estado enfrascado las últimas tres semanas en montar un pedazo de vídeo para que mi hijo de cuatro años lo pueda mostrar en su cole. La gente profana en la materia (mi chica) se cree que montar un vídeo es algo así como hacer un batido. Tú coges la fruta, la pelas, la metes en la batidora y le das a un botón. Ya está! Y además, con todo el tiempo que tú tienes te da para montar y desmontar como cuatro vídeos. Sí, claro, of course…

Solamente seleccionar el material me ha llevado una eternidad. Como ahora todo el mundo tiene su cámara de fotos y/o su mega móvil con mogollón de megapixeles, las fotos y los vídeos de tus hijos florecen como los caracoles después de llover. Total, que como no tienes muy claro cómo hacer el vídeo, pues “recopilas” todo lo que huela a buen material para el vídeo.

Cuando lo tienes todo preparadito y ordenadito por carpetas, llega el momento de montar (como si fueras un fallero) y hay que elegir con qué hacerlo. Yo elegí el Premier. Es un programa bastante potente que te acepta gran variedad de formatos de vídeo (justo lo que necesitaba). Lo malo del asunto es que yo no tenía ni papa del premier. Menos mal que mi hermano (un santo) es una máquina de estas cosas y me ha dado un cursillo acelerado e intensivo.

Total, que al final me ha quedado una cosa bastante aceptable, pero me he quedado con esa sensación de que, como estoy en el paro, tengo que tener tiempo para todo. Pues no. Estar en el paro da mucho trabajo. Ojo, que te puedes tirar todo el día tirado a la bartola. Pero a poco que tengas un poco de disciplina, tienes todo el día ocupado.

Primero, yo aconsejo apuntarse a algo físico. Piscina, gimnasio, fútbol, lo que sea, pero hacer deporte. Estar en el paro es el caldo de cultivo ideal para que la barriga crezca y las caderas se ensanchen sin orden ni concierto.

Segundo, oblígate a hacer algo. Escribir en un blog, pintar en una libretita, hacer fotos, montar puzles, lo que sea, pero ten una pequeña disciplina. Si no haces esto, puedes caer en las redes de internet (o lo que es peor, la playstation) y caer en un pozo sin fondo.

Tercero, ten ordenada la casa. Si vives solo es un deber ineludible. Si vives en pareja (y encima tienes nanos) es una obligación cinco estrellas.

Cuarto, aunque debería ser primero, busca curro. Y para mí buscar curro no es salir a la calle y coger el periódico a leer las ofertas de empleo. También es actualizar tu cv, estar en contacto con gente de tu gremio, ver en internet y leer en los periódicos lo que se cuece, quedar con amigos de la profesión, hacer cosas nuevas, leer, escribir…

¿Estás en el paro? Bueno, míralo por el lado bueno, ahora tendrás un montón de tiempo libre. Si claro. ¿Tienes dos manos? Entonces sabrás tocar la guitarra. ¿Eres de Madrid? Entonces conocerás a Fulanito.

Suposiciones: la ciencia ficción de la gente normal y corriente.

 

Etiquetado , ,

UN COCHE ES COMO UN AMIGO

Renault 19 GTS 1.6 Inyección. Este fue mi primer coche. A partir de aquí has de saber que hay dos tipos de personas en el mundo, las que quieren a su coche y las que utilizan un elemento de transporte que contamina mucho para moverse de aquí para allá. Hoy no hablaré de estos últimos, hoy toca hablar de los primeros. Los que quieren a su coche.

Yo no sabía que era de esos hasta que me vine a Madrid. Durante mi primer año en la capi, prácticamente éramos uña y carne, junta y culata, embrague y acelerador. Era mi forma de moverme por aquí y mi modo de bajarme a Alicante sin tener que hacer reserva. Él siempre estaba ahí.

Recuerdo ir con la ventanilla bajada, mi Kenwood escupiendo AC/DC por los JBL, y una sensación de libertad difícil de explicar. No tenía dirección asistida, ni falta que le hacía. Ahí estaba yo. Tenía aire acondicionado pero cuando iba muy cargado y venía una cuesta tenía que desconectarlo para no perder fuelle. Tenía sus cositas. Como todos. También tenía 5 puertas que lo hacían más familiar y un pequeño alerón para compensar.

Empecé a llevarlo cuando iba a la universidad. Éramos bastante inseparables. En el maletero siempre llevaba una mochila con ropa de repuesto por si decidía llevarme a algún sitio sin haberlo planeado. Era un coche muy listo. Con él aprendí muchas cosas, como por ejemplo dónde se esconden las ruedas de repuesto cuando las necesitas. También aprendí que correr sólo sirve para llegar antes, no para llegar bien.

Era una máquina. Incluso cuando se empezó a hacer mayor. Lo suyo fue el sistema de refrigeración. Desde un año en el que me subió a Madrid en tres horas y media y seguido nos fuimos al Valle de Aran, que nunca fue el mismo. Aquella vez los manguitos no aguantaron la presión y eso lo arrastró hasta el final.

Cuando llegó el día en el que mi cuñado (mecánico de coches, trenes y aviones) me dijo que hasta aquí había llegado, me quedé atontado. Recuerdo que con la idea de buscar coche nuevo, esa sensación se suavizó un poco. Pero el día que tuve que llevarlo al concesionario y dejarlo allí, una lágrima se me escurrió por la mejilla. Como cuando llovía y alguna gota caía por su ventanilla. Igual. Fue como perder a un amigo.

¿Y por qué suelta todo este rollo melodramático este tío aquí? Pues porque con esto de estar en el paro, ahora estoy disfrutando de ese coche que me compré para suplir al 19. Es un Clio 1.4 Mis hijos lo llaman “La patatita”. Cuando me lo compré lo usé un par de meses y enseguida me puse a trabajar en el centro y ya no lo usaba más pero ahora… ahora vuelvo a disfrutar de llevar la ventanilla bajada y la música a todo trapo.

No es como el 19 pero yo tampoco soy igual. Entre otras cosas ahora soy más viejo. Aunque sigo escuchando la misma música… en fin, cosas de estar parado.

Etiquetado , , ,

LA INCONGRUENCIA: ESTAR EN PARO E IRSE DE VACACIONES

Es una sensación rara. Es como ponerte una camisa que no es tuya. Puede que mole pero sabes que no te pertenece. Estas de prestado. Te has metido en el club de campo pero no eres socio, has entrado porque hoy es el día de puertas abiertas. Mas o menos así es como me siento yéndome de vacaciones, aunque yo prefiero llamarlo “periodo de diversión y esparcimiento autorizado”. Me parece menos erróneo.

La gente que trabaja se gana irse de vacaciones pero y nosotros? Nosotros los parados nos colamos en la fiesta sin que nadie nos invite. Algo que, por cierto, tiene su punto. No tienes que hacer encajes de bolillos con tu pareja para que los días coincidan. Ni pedir favores a compañeros. Puedes elegir el día que quieras para largarte. Que hay retenciones en la A3? Pues sales al día siguiente. Que la gente se pilla los cuatro días de rigor? Pues tú cuatro más. Es cierto, eso da buen rollo. Pero no disfrutas los días al cien por cien. Siempre tienes ese comecome de “…no estas buscando trabaaaaaaajo…” rondando por la cabeza. Jodida conciencia.

Yo llevo dos días así y he decidido por unanimidad tomar una firme decisión. Empezar a disfrutar. Si! Por que no? Que le den a la conciencia. Me han invitado a una fiesta por error? Pues me voy a poner hasta arriba. Me han prestado un Porsche por error? Pues lo voy a poner a doscientos. De hecho, este es uno de los mejores consejos que me he dado en mucho tiempo. Y os lo presto a todos para que hagáis con él lo que queráis.

Felices vacatas!

Etiquetado , ,

¿CÓMO PEDIR EL PARO O POR LO MENOS INTENTARLO?

A continuación voy a hacer una descripción muy objetiva de qué hay que hacer para pedir el paro en este país. Yo lo acabo de aprender.

Primero tienes que “afiliarte”, por decirlo de alguna forma, y pedir el DOCUMENTO ACREDITATIVO DEL ALTA Y RENOVACIÓN DE DEMANDA DE EMPLEO. Osease, apuntarte al paro. La famosa Demanda de empleo que el parado tiene que renovar coda tres meses o sino vendrán unas babosas radiactivas (no, no hablo de ninguna ministra) y te comerán.

Esa renovación puedas hacerla llamando al 915804260, entrando en Madrid.org o yendo a la Oficina el mismo día. Y hablando de las Oficinas… ¿Habéis leído Momo? ¿O la película, la habéis visto? Bueno, pues las Oficinas de Empleo de la Comunidad de Madrid me recuerdan mucho a ese mundo. En él, unos seres grises, taciturnos, rancios y enormemente aburridos dirigían el cotarro. Había que tener mucho ojito con la forma en la que te dirigías a ellos porque igual la cagabas y eras nombrado persona  non grata, lo que significa que seguro, te faltaría algún documento o alguna fotocopia o alguna grapa o… vamos, igualito que en las Oficinas de Empleo.

Para pedir el paro, coges número y esperas. Las oficinas abren a las 9 pero yo sugiero que estés allí un cuarto de hora antes porque a las 9 aquello parece la salida de un colegio. Empieza a llegar gente de no sabes dónde y por supuesto, todos saben adónde tienen que ir. Con lo que puedes quedar sepultado por una avalancha de parados profesionales. (El parado profesional es una de esas entidades que merecen su propio post)

Bueno, como decía, coges número, esperas y esperas y, si has llegado pronto, en 15 minutos como mucho te toca. Cuando entras verás miles y miles de mesas con su correspondiente señor de gris frente a un ordenador (el cual tiene permanentemente prohibido usar para descargarse nada). O como en el caso de la Oficina de Majadahonda, verás unas 15 mesas, la mitad vacías. Allí tienes que mostrar tu DNI y no decir ni pío. “Ellos” lo saben todo.

Aquí he aprendido otra cosa. Esos señores, como cualquier perro molido a palos, están esperando a que los trates con un poco de cariño. En cuanto les hablas sin gruñirles y les acaricias un poco la espalda, oye, que también son personas. En serio. Conmigo hasta sonrío y todo. ¿Sabéis aquello de que se atrapan más moscas con miel que con mierda? Pues eso.

Al lío. Con ese documento que tienes que guardar como oro en paño, llamas por teléfono enseguida al 912722795 y pides cita para lo que de verdad estás gastando tantas energías: cobrar el paro. En ese teléfono no hablarás con ningún ser humano. Una máquina con muy poca sensibilidad te pedirá tu DNI y poco más y te dirá un número que tendrás que apuntar rápidamente. Te da la opción de repetirlo una vez más pero ojo, sólo una vez. Yo de ti haría la llamada sin salir de la Oficina y confirmaría con el tipo que esté allí en información que el número que te han dado es correcto. Porque yo entendí 141D y resulta que era 141B. Ya sabes, la típica confusión vocal de los robots.

Lo normal es que te den cita para el día siguiente, a una hora concreta, por ejemplo las 12:00. Esto quiere decir que si quieres, te puedes pasar por allí sobre las doce y media o una, porque lo normal es que no te toque hasta entonces. ¿Por qué? Pues porque, como ellos mismos me avisaron, la gente tarda en llegar y tienen que llamarlos más tarde. Algunos se “enrollan” más de lo habitual, algún empleado necesita un descansito… total, que si vas a tu hora llévate un libro.

Cuando por fin te atiendan ese día, otra vez no hará falta que digas ni pío. “Ellos” vuelven a saber qué es lo que quieres. En esta ocasión tendrás que llevar el DNI, el certificado de empresa (que es el papel que te dio la empresa cuando te echó del curro) y si tienes nanos, el libro de familia. Nada de fotocopias. Sólo el original. El tipo de la mesa coge todos los papeles, los mira y ya está. Ah, y un número de cuenta para que te ingresen la guita. Hablando de esto, a mí me correspondían 2 años de paro y no sé si ocurre igual en casos de menor tiempo pero el caso es que a los 6 meses de recibir la prestación, ésta disminuye un 10% hasta el final. ¿Por qué? No tengo ni idea pero esto es así por obra y gracia de “Zapatero & Rajoy”, la famosa empresa de chungos de este país.

Y eso es to, eso es to, eso es todo amigos. Espero que os haya servido de ayuda. Muy prontito escribiré otro clásico del parado “Demandar a tu ex empresa” así que ya sabéis. Estad atentos.

Etiquetado , , ,

DÍA 1

La semana pasada mi jefe me echó del curro. Me dijo que mi sueldo era incómodo. Por lo visto, durante los 7 años y pico que estuve trabajando sin descanso, quedándome las horas que hacían falta, dejando mis vacaciones a un lado y dándolo todo sin ni siquiera pensarlo, durante esos años digo, mi sueldo era cómodo. Cómodo para él, claro. Durante los 5 años que no me subió el sueldo supongo que también sería cómodo para él. Pero bueno, es el pasado y yo quiero mirar hacia delante. Hacia el futuro. Y como el futuro es internet y yo soy muy aplicado he decidido abrir este blog. Será mi diván particular donde vomitar todas las chorradas y paranoias que se me pasen por la cabeza, o las cosas cotidianas que me den que pensar. Hoy por ejemplo, acabo de ir a la Oficina de Desempleo para pedir el paro. Joder, ha sido como ir a un prostíbulo. La primera vez, por supuesto. Todos te miran como diciendo “mira a ése, es primerizo, jajaja, qué palurdo”. Y yo ahí, con mi mochila de parado al hombro intentando pasar inadvertido (creo que el Mundo de las Oficinas de Desempleo merecen un post particular). Total, que aquí estoy intentando aclararme también con esto del blog, que no es moco de pavo. Uno piensa, “eh, me voy a hacer un blog” y no es como coger el autobús. No, no, no, también tiene su intríngulis (¿se escribe así?). Bueno, al lío. Que mi intención es escribir aquí al menos cada dos días. Como una forma de terapia del desempleado para no oxidarme en casa. Que no hago esto pensando en que alguien lo lea pero que si a alguno le hace pasar 5 minutos entretenido, pues mucho mejor para todos. Y que ojalá este blog dure poco tiempo o sino sí que me va a dar un paro cardíaco.

Etiquetado , ,