Archivo de la categoría: FREELANCE

LA MOVIDA DE LOS FREELANCE (1º parte)

Desde que empecé a trabajar en publicidad siempre he mirado a esos tipos que se dedicaban a hacer freelance con un respeto mezcla de alucine y envidia de caballo. Respeto porque no sólo tenían que enfrentarse a cosas de otro planeta como “el paaagooo de autóooonomos”, sino porque ellos mismos (con su mágica y secreta red de contactos) eran los que se tenían que buscar la vida cada mes. Aquello me sobrepasaba. ¿Cómo lo hacían? ¿Qué botones tocaban? ¿Dónde estaba esa clavija que yo no veía? Allí estaban, con su MacProMegaGuay debajo del brazo, sus aires de distraídos, sus ropitas en plan “me he puesto lo primero que he pillado” y su sonrisa de seguridad a prueba de contratiempos, solvencia no demostrada pero evidente y cartera llena. Porque claro, una vez sus tentáculos sociales se abrían e inundaban el mercado (de la publi) se podían permitir el lujo de estar en casa como cualquier hijo de marqués y currar delante de su ordenata un par de horitas cada cuatro días y sacar unas tajadas que ríete tú de un arquitecto. Pero claro, todo eso es lo que yo me imaginaba cuando estaba en el lado Noautónomo. Cuando sigues al conejo y te metes dentro de la madriguera, la cosa es bien distinta. Yo todavía ni he entrado en ese mundillo y la verdad, no sé si me dejarán, pero en estos días que llevo de parado me he acercado a la puerta, la he abierto, me han dejado mirar… y esto es lo único que he visto: EL PRESUPUESTO

Os cuento. Una de esas agencias de publicidad clásicas de la capi estaba buscando a un equipo creativo (redactor + director de arte) para hacer dos curros de marketing directo. El trabajo estaba ya pensado de base y lo “único” que había que hacer era HACERLO. Y no os creáis que pedían un book, una carpeta o unas míseras credenciales. No, no, no, pedían un presupuesto. ¡El trabajo al mejor postor! ¿Que luego venían dos gañanes? No pasa nada. Lo que importa es que son los que menos cobran.

Total, que mi compi y yo nos pusimos a ver cuánto pedíamos y nos volvimos locos. Al final tomamos como referencia las tarifas que colgó en su día Miguel Vagalume. Hace ya ni se sabe. Eran de hace tanto tiempo que pensamos que así acertábamos seguro. No queríamos pasarnos al pedir mucha pasta y que pensaran que íbamos de sobrados pero tampoco queríamos poner un “100 menos que el que menos pague”, porque nos queríamos hacer respetar. Mandamos ese primer presu y un colega nuestro que trabaja allí nos dijo, “un equipo ha mandado un presupuesto por menos de la tercera parte que el vuestro y vienen aquí a currar dos días”. “Jooooder y seguro que también se llevan el cristasol y luego limpian las ventanas” pensé yo. Así que volvimos a hacer otro aún más ajustado. Eso sí, aún un poco por encima del de esos chavales. Que nosotros tenemos que hacernos valer!!!

Pues me parece a mí que a partir de ahora vamos a tener que hacernos valer por un poquito menos. Porque esto ocurrió la semana pasada y aún no han dado señales de vida. En fin, ya me estoy haciendo un agujero nuevo en el cinturón para ir apretándolo poco a poco.

 

Etiquetado , , , ,