Archivo de la etiqueta: anuncios

PINCHOS Y PUBLICIDAD, EMPEZAR ES NO PARAR

Hoy hablaremos de publicidad. Para ser más exactos, de la publicidad de la publicidad. ¿Te has perdido? Normal. Así es el mundo de los publicitarios. Te lo voy a explicar. Este fin de semana pasado se celebró en Bilbao el vigésimo nosecuántos Festival de publicidad iberoamericano El Sol. Algo así como una orgía de egos donde los que consiguen el orgasmo no le dan la menor importancia y los que se quedan a medias se llenan la boca de obscenidades sobre lo mal repartido que está el sector y lo injusto de los festivales.

Volviendo al principio… habíamos dicho que íbamos a hablar sobre la publicidad de la publicidad. Y es que de un tiempo a esta parte, ya no es suficiente con que un publicitario se curre un concepto (una idea) la plasme en una ejecución lo suficientemente bonita (notoria) como para llamar la atención de su público y haga que su cliente sea aún más feliz (rico) de lo que ya lo era. No. Ahora además, si uno quiere que el resto de publicitarios la juzguen como una idea excelente, tiene que venderles la idea. Vamos, que hay que volver a hacer publicidad de ella. Lo que se viene llamando en este mundillo: el caso.

Aquí es cuando el publicista se remanga la camisa, se desabrocha el nudo de la corbata (en un mundo imaginario) y da rienda suelta a su imaginación. Porque eso es lo que es un caso. Una idea adornada de mucha, mucha imaginación: Se nos ocurrió forrar mil sofás con tela que daba gustirrinín, eso hizo que el 287% de la gente que se sentaba en ellos, no quisiera levantarse, los fan de facebook de la marca se vieron incrementados en un 78% y su ratio de sensibilidad económica creció como no lo hacía desde los años veinte. Eso sí, todos estos datos van entrando en pantalla a través de iconos tipo Pocoyo o como si fueran los títulos de crédito de una película de vampiros y acompañados de la última canción cañera de turno. En realidad lo que hicieron fue forrar el stock de sofás que tenían en un almacén con telas de colores y exponerlos un fin de semana en un local del centro, pero cuando ves “el caso” te crees que todo ha ocurrido en la quinta avenida.

Casos como estos van desfilando uno detrás de otro en esa orgía de egos de la que os hablaba antes, mientras los premios van cayendo uno tras otro, oh, qué casualidad, (salvo alguna agradable excepción) a los mismos de siempre.

En sí, eso es el festival de publicidad. Aunque a eso hay que añadirle tres días en una ciudad que yo recordaba bastante gris y triste y que ahora se ha convertido en un rinconcito del mundo al que da gusto ir: Bilbao. Mucho euskera, mucho (y buenísimo) pincho, mucha buena gente, mucha cultura, mucho diseño, mucho tranvía, mucho Atletic, mucho zurito y como no, mucho sol. Os dejo con el gran premio para que hagáis como hemos hecho todo, opinéis.

 

 

 

Etiquetado , , , ,